sábado, julio 01, 2006
  Pequeña obra de teatro acerca de la humanidad.
Personajes:

Orco
Enano
Elfo
Halfling

Escena: Taberna medieval. Hay un enano sentado solo en una mesa, con su hacha de mano a un costado. En la barra, un halfling limpia unos vasos. Por la derecha entra un orco.

O: ¡Una cerveza enana caliente!

H: De inmediato.

El orco ve al enano, se acerca y se sienta frente a él.

O: Buenas tardes.

E: Buenas tardes.

El halfling trae la cerveza y vuelve a su lugar.

O: ¿Cómo está usted?

E: ¡Pero que orco tan educado! Todos los que conozco apenas saben hablar.

O: Gracias, algunos decidimos hace tiempo vivir con los humanos.

E: Los humanos, que extraña raza.

O: Definitivamente. ¿Alguna vez se detuvo a observarlos? Son petisos, velludos, malhumorados y poco educados... (aunque no tanto como los enanos).

E: ¿Cómo dijo?

O: Nada, estoy un poco resfriado.

E: Concuerdo con usted, además son egoístas, mal agradecidos, soberbios y pendencieros… (casi tanto como un orco).

El halfling, que está escuchando la conversación se esconde debajo de la barra.

O: ¡Eso lo escuché! ¿Cómo se atreve a decir eso de mi raza?

E: Me atrevo a decir eso y mucho más: son mugrientos, feos, comen como cerdos, no conocen el honor y además, huelen muy mal.

O: Por lo menos nosotros podemos ser diferenciados entre macho y hembra. Ustedes con su barba se ven todos iguales.

El enano se ofende. Rápidamente se para e intenta tomar su hacha, pero con tan mala suerte que pisa su propia barba y tropieza. Cuando cae golpea la mesa que se levanta, volcando el contenido de las jarras sobre la entrepierna del orco, que aúlla de dolor y cae para atrás y colisiona con su propio espadón, cortándose la espalda.

El enano se levanta como puede y comienza a reír de la situación, cosa que al orco le cae muy mal, así que agarra una silla y se la parte en la cabeza. El barbudo ser se ofende y carga contra el feo. Terminan rebotando contra un par de mesas, rompiéndolas.

Luego de un rato de combate, donde todo lo que podía ser roto en la habitación ya había sido destrozado, agotados tomaron sus cosas.

E: Pero que velada tan agradable. Le agradezco mucho.

O: Igualmente, hacía mucho que no me divertía así.

Salen. Entra un elfo.

Elfo: ¡Pero qué desastre! ¡Todo roto! ¿Qué ocurrió aquí?

El halfling sale de su escondite y ve todo destruido; suspira y dice.

H: Una pelea entre un orco y un enano.

Elfo: ¿Pero que fue lo que causó que pelearan así?

H: Los humanos, hermano elfo, los humanos…
 
Comments:
jajajajajajajajajajaja
 
los humanos, siempre causando despelote!! xD
 
Muy buena!!!
Claro, la culpa es de los humanos que ni sorbieron un poco de cerveza en el entierro.
Abrazos.
Te leo.
 
En su hábitat natural, los animales son más limpios y pacíficos que muchos seres humanos.


Un abrazo
 
Exelente obra muy buena
 
muy bueno emelyrisitas@hotmail
pero no esta en mi nivel ok jajaja
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home
Historias creadas en momentos de dolor

Aristátoles, Sabio a domicilio
Perfil completo

ARCHIVES
junio 2006 / julio 2006 / octubre 2006 / febrero 2007 / mayo 2008 / junio 2008 / marzo 2010 / mayo 2010 /


Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina.

Powered by Blogger



Diseño de la Pulga Atómica! para firefox, resolución 1024x768